jueves, 2 de junio de 2011

Me presento

Hola a todos, me presento... Soy un artesano del cuchillo y llevo en esto unos dos años y medio, aproximadamente. Mi profesion actual es la de enfermero, y a tiempo parcial artesano del cuchillo. Puede sonar un poco raro, pero es que si mi padre se hubiera dedicado a la herrería yó sería con toda seguridad la cuarta generación de herreros- cuchilleros de mi familia.

Y asi fue como empezó, con un tímido afán por mantener el oficio familiar, pero sin medios materiales y sin ningun tipo de formación. Durante un tiempo me dedique a curiosear por internet buscando información, sin mucho exito. Hasta que un día dí con un foro, forodearmasblancas, y se encendió la luz. En esta web estaban muchos artesanos del cuchillo, algunos de ellos consagrados dentro de la artesanía nacional y otros que como yo pretendian dar sus primeros pasos dentro del mundo del "hágalo usted mismo".

Esto ya era otra cosa, multitud de post sobre fabricación artesanal de cuchillos, sobre materiales, técnicas, herramientas... era todo un descubrimiento. Poco a poco empecé a equipar mi pequeño taller, con lo básico. Uno de los lemas fundamentales de esta nueva aventura era conseguir mucho con muy poco, y guiado por esta idea construí una pequeña fragua de carbón con ladrillo refractario y un secador de pelo, restauré algo de herramienta que pude recuperar del taller de mi abuelo, me hice con un tornillo de banco, una amoladora pequeña y unas ballestas de coche que ni se sabe el tiempo que llevaban tiradas en casa.

Y por fin llegó el dia, delante mia estaban mi amoladora, el tornillo de banco, una ballesta de acero y la poca fé depositada en mi por los mios. Corte la forma de la hoja,  la puse recta a martillazos (quien hubiera sabido de aquella lo que era un recocido) y con todo mi esmero, me dediqué a desbastar el acero para conseguir un buen filo. No puedo evitar sonreir pensando en ese primer intento, en como la hoja que en un principio iba a ser de un tamaño considerable se hacía cada vez mas fina y estrecha a causa de mis torpes e imprecisos movimientos con la radial, hasta quedar una especie de estilete que en aquel momento, para mi, era todo un logro.

No quiero aburrir con todo el proceso de aprendizaje, por lo que lo voy a omitir, lo que si que voy a contar y esta vez con imagenes, es la evolución técnica que he experimentado y siempre siguiendo el lema que ya os mencioné "conseguir mucho con poco".

Muchos de los artesanos que comenzaron a la par mia hace aproximadamente dos años, hoy en día están equipados con lijadoras de banda, hornos eléctricos o de propano, pirómetros... y a mi forma de ver casi han cruzado el límite entre un cuchillo artesanal y uno semindustrial. Sus mejoras han sido a base de medios técnicos, guias de vaciado, controladores de temperatura... no a base de adquirir pericia y lo que yo llamo "ojo de artesano".

Yo sigo con mi amoladora ( ya llevo 3) mi fragua de carbón y mis limas, porque considero que aun no he alcanzado el máximo, en la realización de cuchillos a desbaste, con estas herramientas básicas. Cuando mi pericia no pueda mejorarse de otra manera que no sea a traves de medios tecnicos, ese día, me comprare la dichosa lijadora de banda y el famoso horno elctrico jejeje

Pero aun queda mucho que progresar, esto debe ser una evolucion constante, por lo menos, ese es el acuerdo que negocié conmigo mismo, ahora toca empuñar el martillo y golpear el yunque, evolucionar yendo hacia atras, retroceder hacia los origenes.

Hasta más ver.
A. Castro