viernes, 23 de enero de 2015

SUBCERO (1ª PARTE)

Hola a todos, no todo va a ser hacer cuchillos, también hay que estudiar algo. Desde que empece a trabajar con aceros como D2 o inox como n690, 12c27, rwl34, elmax... he intentado leer todo lo que tenía en mi biblioteca y todo lo que me encontré en la web. El temple de este tipo de aceros tiene sus complejidades , no solo por tiempos de austenizado, si no por las múltiples variantes de temple y las diferentes estructuras no deseadas resultantes del tratamiento térmico, y que si no se hila fino aparecen con toda seguridad. Y que en algunos como el D2 aun siendo estricto al máximo, aparecerán.
Una de las que más literatura ha fomentado en los foros más especializados es la austenita retenida, aceros inox  altamente aleados tienen la costumbre de presentarla aun enfriando en el medio más rápido que acepte dicho acero. Hasta tal punto que algunos como D2 pueden presentar un 20-30% de AR en un temple convencional a 1040 enfriado en aceite. En el caso del D2 se puede optar por revenidos altos en los que se transformará esa AR durante el enfriamiento y se formarán carburos extra, manteniendo dureza elevada a costa de algo de pérdida de tenacidad, pero en aceros como N690, 440..en los que no disponemos de la opción del revenido a alta temperatura, ya que aunque presenten aumento de dureza en los 480, esta no se acerca  a la que se suele buscar habitualmente en estos aceros, para estos aceros se puede usar el tratamiento criogénico o el subcero, ya que en estos y otros aceros hiperaleados esta AR se muestra muy reticente a la transformación durante el revenido convencional.
Es muy popular entre aficionados y artesanos la fama de estos aceros a presentar micromellado en filos muy finos a durezas elevadas, si los comparamos con aceros más sencillos a misma dureza. Muchos Masters afirman que este fenómeno se mitiga o elimina con el tratamiento criogénico o el subcero. En EEUU es habitual que en cada taller haya un depósito de nitrógeno líquido, pero en España optar por esta tecnologia es muy complicado, tanto de conseguir, como de mantener.  Pero lo que sí es viable es el subcero, tratamiento que se puede obtener con hielo seco y acetona. Es relativamente económico, si se templan varias piezas y se pueden obtener unos -70ºC, más que suficiente para transformar la AR que ha quedado en nuestra hoja, sobre todo si tenemos en cuenta la velocidad a la que se transforma Ar una vez alcanza los -60ºC.
No quiero hacer de esto un articulo infumable, plagado de datos técnicos, asi que pasaré al grano. El asunto es que tras usar N690, muchas veces en filos scandi puros, y hacer bastantes pruebas con temples convencionales, he decidido aventurarme en el subcero para ver si realmente, esa mejora que teoricamente se consigue, es perceptible en el uso cotidiano. Actualmente siguendo procesos muy controlados (horno y pirometria) he conseguido filos a cero muy estables y con una resistencia al micromellado muy buena, pero creo que se puede mejorar con el subcero, asi que porque no intentarlo.

He cortado una serie de hojas, 4 en N690 y dos en Elmax, todas son practicamente iguales y todas llevarán vaciado scandi puro .




También he preparado una serie de probetas en acero D2, uno de los aceros más complejos según mi opinión y la de muchisimos grandes Maestros del temple, tanto de Europa como de EEUU. He cortado y marcado 12 probetas, 6 con subcero y 6 con temple convencional.





debido a las temperaturas a las que hay que hay que mantener estos aceros y el tiempo prolongado de exposición, es necesario protegerlos de la descarburación con lámina de foil de acero.


 Para aprovechar el hielo seco, preparé a última hora dos hojas santoku en 12c27.


Una vez empaquetado todo hayque preparar todo el material necesario para el tratameinto térmico. Hielo seco, contenedores, bandejas, pirometros, sondas.....


 Acetona

 Horno bien caliente

Aceite a la temperatura adecuada

Horno de revenido con la sonda instalada, estos hornos tienen una fiabilidad muy baja y su selectorde temperatura no es nada fiable

Bandeja con acetona dentro de una caja de poliestireno (cuidado, la acetona se come el poliestireno en segundos)

Sonda instalada y pirómetro colocado

rangos del pirómetro, obviamente si todo va bien los vamos a sobrepasar

 Empieza la fiesta, primera hoja en N690

 Antes de que se estabilice la Tª de la hoja con la ambiental, al hielo seco

Lectura del pirómetro , LO


Recién salida del aceite


Tras exposición al hielo seco y acetona, empezamos con los revenidos , no me encajan a la perfección las Tª de todos los aceros, pero como cada hoja llevará dos o tres no me preocupa en exceso, el asunto hoy es aprovechar el hielo seco y probarlo en diferentes aceros. Posteriormente agrupando por tipos de acero , realizaré revenidos a la temperatura requerida por cada acero según mi procedimeinto habitual.

Elmax , lo enfrio con disipadores y aire forzado


Mi hermano jugando con el aire comprimido y el hielo seco

Restos de foil

hojas congeladas

Trabajo finalizado, ha sido largo y exigente. Muchos tipos de acero, diferentes temperaturas de temple, muchas hojas en revenido a la vez, las probetas... cada una a una temperatura.  Todo con subcero, ha sido un lio gestionar todo esto, tengo dos hojas de libreta llenas de anotaciones de tiempos , temperaturas, aceros...pero tras repasar todo, creo que he conseguido salir airoso y todo se ha hecho según lo planeado.

Cuando pueda templaré las otras 6 probetas de D2 que faltan, pero sin tratamiento subcero., para así poder contrastar si la exposición a temperaturas tan bajas incide positivamente en la tenacidad de este acero.

(continuará)